viernes, 2 de noviembre de 2012

Elección del acento según el tema del soneto

No hay por qué acentuar siempre en las mismas sílabas un soneto. Es bueno conocer el valor de cada acento para según el contenido del verso podamos intercambiarlos y generar sonetos menos monótonos en su ritmo acentual.
Esto es como una paleta de colores pueden elegir un cuadro rojo gris y negro, y les puede quedar magnífico, bello, equilibrado; o pueden meter algún tono más.
Cuando se meten más tonos hay que andar con mucho cuidado con no crear un cuadro estridente.

Verso enfático:

Cuando el primer acento recae en la primera sílaba del verso. Son versos de ritmo muy marcado, intenso.

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?

Como ven aquí  el místico San Juan de la Cruz hace una pregunta a Dios,  retórica y apasionada 
La elección del acento enfático es importante 
Primer acento en la primera sílaba

Verso heroico:

Cuando el primer acento recae en la segunda sílaba del verso. Son versos de ritmo llano, equilibrado y uniforme.

serán ceniza, mas tendrán sentido.

Aquí Quevedo suspira, el verso de un gran equilibrio

Verso melódico:


Cuando el primer acento recae en la tercera sílaba del verso. Versos de ritmo suave y apacible.

beberán por demás mis secos labios.

De nuevo Quevedo Vean la diferencia entre el rimo  anterior, tranquilo pero con un suspiro en medio y este, todo suave y  sereno.

Verso sáfico:

Cuando el primer acento recae en la cuarta sílaba del verso. Son versos de ritmo lento y sosegado.

mi corazón, sediento de hermosura
aquí el acento hace el verso mucho más lento.




Entonces si queremos escribir un soneto y tenemos un cuarteto apasionado es bueno que juguemos con los acentos enfáticos en algunos versos.
Si nuestros tercetos son delicados, sosegados podemos elegir los acentos más calmados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario